banner

Mal de muchos, consuelo de tantos

Mal de muchos, consuelo de tantos…



Comienzo estas líneas con la advertencia arriba anotada; así dejo en claro que no hay pretensión justificar a nadie.

Ha sido un tópico al punto del hartazgo en los medios de comunicación el de los crímenes sexuales de sacerdotes católicos. Se ha querido descalificar de saque toda autoridad moral de la Iglesia y especialmente del Papa. Se ha puesto el grito de “escándalo” en el cielo, como si la prensa que lo publica fuera muy pura, cuando no cesa en la edición de todo tipo de frivolidades o asuntos vulgares.

El problema de los crímenes sexuales es - casi diríamos - universal, quiero decir, presente en todas partes y no hace acepción de raza, color, sexo o condición. No es ni exclusivo de sacerdotes católicos, ni mayoritario entre ellos. En efecto: “mal de muchos, consuelo de tantos…”. Por eso no quiero justificar a nadie, solo pretendo dar una cuota de realismo.

En Estados Unidos es bien conocido que algunos de los colectivos de mayor porcentaje de abusos sexuales se encuentran entre los maestros de escuelas y colegios, y – da pena decirlo – los familiares de las víctimas (entre 40 a 60% variaciones según Estado). Una nación minoritariamente católica, en que se exalta la cultura de la “libertad” y se han registrado 39 millones de víctimas infantiles de abuso sexual en las últimas décadas. ¿Alguna petición de perdón del Sr. Obama dirigida a las víctimas?

En Alemania, en los últimos años, los crímenes de abuso sexual sumaron 210,000, de los que en efecto el 0,044 tiene que ver con religiosos. A la fecha sin embargo, no hemos escuchado ninguna disculpa de la Canciller Merckel por los abusos de los otros 209,906 conciudadanos y súbditos democráticos.

De entre las otras denominaciones cristianos, es bien sabido que los de por lejos mayor porcentaje de abusos sexuales son aquellos que, a diferencia de la Iglesia Católica, creen que su Pastor debe estar casado, tener familia, y olvidarse del celibato. En los Estados Unidos, según estudios realizados, se habla de cifras entre 2 a 10 veces superiores a las de los sacerdotes católicos. Tampoco aquí hemos escuchado mayores disculpas públicas.

Finalmente, de entre las diversas “opciones sexuales”, da pena decirlo las estadísticas dejan por lejos como los más descalificados a los colectivos homosexuales, es decir, los que cometen mayor numero de abusos sexuales contra niños. Y los porcentajes son pavorosos. ¿Perdieron alguna “autoridad moral”?

Concluyo, y perdone el lector si en esto no estoy siendo muy políticamente correcto: entonces, ¿por qué solo se apuntó la mira a la Iglesia Católica? Aquí nada nos queda claro sino la injusta desproporción mediática y el afán de desacreditar a toda costa a la Iglesia Católica. Pero además, ¿por qué los gobiernos liberales del primer mundo, sus cadenas mediáticas y ciertos lobbys contracultura promotores de la revolución sexual, la cultura homosexual, el libre aborto, la legalización de prostitución y estupefacientes se escandalizan tanto cuando con sus políticas parecen ser los primeros promotores de no una sino varias de las causas de estos males?

 


Homilia Año de la Fe inicio

Ver la Galería de Fotos

Dirección:Jr. Jorge Chávez 489, Ayaviri - Puno, Perú l Teléfono: (51 51) 56-3123
© 2010 Copyright - Prelatura de Ayaviri