banner

24 de enero, San Franciso de Sales

San Francisco nació en el castillo de Sales, en Saboya, el 21 de agosto de 1567. Desde niño manifestó una tendencia a la ira contra la cual luchará 19 años hasta convertirse en un hombre sereno y paciente. Eran tiempos de la Revuelta Protestante y un día llegó a su castillo un calvinista, era tal su indignación por la presencia de este hombre, que se fue al corral de las gallinas y comenzó a gritar y a tirar palazos por doquier, ocasionando un gran alboroto.

A los 14 años, Francisco fue a estudiar a la Universidad de París que, con sus 54 colegios, era uno de los más grandes centros de enseñanza de la época. Fue matriculado en el Colegio de Clermont, dirigido por los jesuitas y desde el principio fue guiado, por su director, el Padre
Déage. En este tiempo tuvo muchos escrúpulos respecto a su salvación; perdió el apetito y ya no dormía. Dios le permitió que un día rezando ante la Virgen se le aclarara el espíritu y volviera
a tener paz en su corazón. Esta prueba le sirvió mucho para curarse de su orgullo y también para saber comprender a las personas en crisis y tratarlas con bondad.

Luego se fue a Padua a estudiar derecho y también Teología. Su padre ya quería casarlo pero Francisco había madurado su intención de consagrarse a Dios siendo sacerdote y se lo manifestó a su padre. La oposición fue durísima y gracias a que fue nombrado para un cargo eclesiástico importante, el padre cedió y a los seis meses fue ordenado sacerdote. Regiones enteras se habían vuelto calvinistas sobretodo en una llamada Chablais, allí Francisco desplegó todos sus dones para poder hacer volver a la fe católica a los habitantes de esta región. En la ciudad de Thonon quedaban apenas unos 20 católicos, a quienes el miedo impedía profesar abiertamente sus creencias. Francisco entró en contacto con ellos y los exhortó a perseverar valientemente.

Manifestando una gran caridad y respeto fue logrando muchas conversiones. Lo intentaron asesinar en dos ocasiones, pero gracias a Dios se salvó de morir en ambas. Escribía panfletos en los que explicaba la fe y los errores de los calvinistas y en las noches los distribuía por debajo de las puertas. Gracias al éxito de su misión, San Francisco de Sales, fue ordenado Obispo de Ginebra y residió en Annecy donde el mismo impartía el catecismo. Los pobladores lo querían por su generosidad y caridad. En su "Tratado del Amor de Dios" escribió: "La medida del amor es amar sin medida". Y vaya que supo vivir lo que predicaba.

Con su dirigida, la futura Santa Juana de Chantal, funda la Congregación de la Visitación en 1610. Escribe la "Introducción a la Vida Devota", libro espiritual que hasta el día de hoy es un clásico y que ha sido editado en muchos idiomas. Su salud fue tornándose frágil, sufrió una
parálisis que lo dejó postrado. En su lecho repetía: "Puse toda mi esperanza en el Señor, y me oyó y escuchó mis súplicas y me sacó del foso de la miseria y del pantano de la iniquidad".

Expiró dulcemente, a los 56 años de edad, el 28 de Diciembre de 1622, en Lyon. Encontraron que su hiel se había convertido en piedrecitas, señal de los esfuerzos tan heroicos que había tenido que hacer para vencer su temperamento tan inclinado a la cólera y al mal genio y llegar a ser el santo de la amabilidad. San Francisco fue canonizado en el 1665 y en 1878 el Papa Pío IX, lo declaró Doctor de la Iglesia". 

 


Homilia Año de la Fe inicio

Ver la Galería de Fotos

Dirección:Jr. Jorge Chávez 489, Ayaviri - Puno, Perú l Teléfono: (51 51) 56-3123
© 2010 Copyright - Prelatura de Ayaviri