banner

21 de febrero San Pedro Damián Doctor de la Iglesia

Pedro era el último de varios hermanos y perdió a sus padres cuando todavía era niño. A su cargo quedó un hermano que lo trataba muy mal y lo hacía vivir como si fuera el último de los criados. Otro de sus hermanos, llamado Damián, que era sacerdote; se enteró de la situación en la que vivía su hermanito menor y lo recogió y educó lo mejor que pudo. Pedro aprendió de este hermano consagrado a Dios, a vivir su fe de manera intensa todos los días y tanta era la gratitud que le tenía, que tomó como segundo nombre, el de aquel que le había amado y enseñado tanto.

Ya en los estudios, destacó como alumno y más adelante como un gran maestro. A la vida intelectual unía una vida espiritual cotidiana e intensa. Desde joven se había acostumbrado a la oración, la vigilia y el ayuno. El reconocimiento y las satisfacciones de sus labores profesionales, no llegaban sin embargo a colmar su hambre cada vez mayor de encuentro con Dios; por ello decide dejarlo todo y hacerse monje benedictino de la reforma de San Romualdo. Al comienzo se sometía a grandes penitencias, pero Dios le permitió descubrir que no valía la pena enfermar al cuerpo si después no se podía servir bien al Señor en otras tareas.

Elegido abad hacia el año 1043, gobernó con sabiduría a sus hijos y fundó cinco nuevos monasterios, además de dirigir espiritualmente a hombres que luego prestarían grandes servicios a la Iglesia, como San Domingo Loricato y San Juan de Lodi. Su fama de santidad y su sabiduría fueron motivo para que varios Papas le encargaran misiones especiales. El Papa Esteban IX lo nombró obispo y cardenal en 1057, pero el buen monje anhelaba la vida sencilla del monasterio y finalmente el Papa Alejandro II, accediendo a sus ruegos, lo liberó de sus responsabilidades y le permitió volver a ser un sencillo monje como cualquiera.

Pedro luchó mucho para erradicar la simonía de la Iglesia, delito por el que algunos hombres indignos y ambiciosos compraban cargos religiosos. Escribió gran cantidad de obras con un estilo vehemente y muy estricto. Decía: "Es imposible restaurar la disciplina una vez que ésta decae; si nosotros, por negligencia, dejamos caer en desuso las reglas, las generaciones futuras no podrán volver a la primitiva observancia.  Guardémonos de incurrir en semejante culpa y transmitamos fielmente a nuestros sucesores el legado de nuestros predecesores".  

Conocido por su severidad en sus escritos y en sus prédicas, sin embargo trataba a los pecadores con mucha misericordia. A veces su retiro era interrumpido por encargos de suma importancia de los Papas quienes lo enviaban a resolver situaciones difíciles con reyes y obispos. Volviendo de una de estas misiones, sufrió una fiebre en un monasterio de las afueras de Faenza, donde murió el 22 de febrero de 1072, rodeado de sus hermanos de religión que recitaban la oración de maitines.

Por la sabiduría y santidad de sus escritos, fue declarado doctor de la Iglesia en 1828.

 


Homilia Año de la Fe inicio

Ver la Galería de Fotos

Dirección:Jr. Jorge Chávez 489, Ayaviri - Puno, Perú l Teléfono: (51 51) 56-3123
© 2010 Copyright - Prelatura de Ayaviri