banner

1 de diciembre: Carlos de Foucauld, beato


¡Es un desastre! Hubiera podido decir cualquiera que conociera a Carlos antes de los 25 años. Estudia parte de la secundaria con los jesuitas, en realidad decir que “estudia” no refleja su gran descuido en los estudios. A los 16 años pierde también la fe. Terminado el bachillerato entra a la escuela militar, pero Carlos sigue en las andanzas, aquí es juzgado por indisciplinado y perezoso y lo expulsan sin dejarle terminar siquiera el año. Intenta ahora en la escuela de caballería y por fin consigue aprobar el año: de 87 alumnos saca el puesto 87, pero peor es nada. Carlos no puede con su genio, en la caballería también es conocido por promover el desorden. Su regimiento es enviado a Argelia y Carlos que andaba en tratos con una mujer de mala reputación, no se le ocurre mejor idea que llevarla a ese país haciéndola pasar por su esposa. Cuando en Argelia sus superiores descubren su engaño, lo expulsan y lo envían de regreso a Francia.

¿Por qué se empecinaba tanto en complicarse la vida? ¿Qué le había pasado? Había nacido un 15 septiembre de 1858 en Estrasburgo de una familia muy rica. Lamentablemente sus padres murieron cuando el tenía 6 años y él y su hermanita tuvieron que ser educados por su abuelo, un hombre bueno pero cansado por el peso de los años. Carlos tenía una personalidad muy despierta y le gustaba leer e investigar distintos temas, teniendo incluso destellos de grandiosidad. Pero desorientado y sin rumbo, derrochaba sus talentos con una vida desordenada y libertina. A la muerte de su abuelo hereda una gran fortuna, pero aquel joven frívolo era incapaz de administrarla y terminó derrochándolo totalmente.

Un día se entera que el regimiento en el cual servía en Argelia está en grave peligro. En un destello de heroísmo, abandona a la mujer con la que convivía y solicita regresar junto a sus compañeros. ¿Por qué no cambiar un poco? En los siguientes meses es notorio que el Carlos que todos conocían está madurando y que ahora se muestra como excelente oficial. Al tiempo deja el ejército y se dedica a investigar Marruecos, aprende árabe y hebreo y se enamora de esta zona tan difícil de África. En esta nueva experiencia, su hambre de infinito tan mal canalizado tiempo atrás, comienza a manifestarse en la búsqueda de respuestas a las preguntas fundamentales. Se da cuenta que hay algo más y empieza a buscar a Dios. Regresa a Francia, vive sobriamente y entra a las iglesias sin fe recitando una breve oración «Dios mío, si existís haced que yo os conozca.»

En 1886 se convierte, viaja a Tierra Santa y le marca sobretodo su visita a Nazaret, donde Jesús vivió su vida oculta y quiere imitarlo. Decide  hacerse religioso, busca una comunidad que sintonice con sus ideales y se hace monje trapense de regreso a Francia. Vive esta vida algunos años pero Dios lo llama a otra cosa. En marzo de 1897, Carlos vuelve a Nazaret y se hace criado de las Clarisas viviendo en una cabaña cerca de su claustro. Reza, vive en soledad, medita y trabaja en silencio, parecía que sus ideales estaban realizados.

Le aconsejan que vuelva a Francia y allí después de prepararse,  es ordenado sacerdote un 9 de junio de 1901. A los tres meses viaja a Argelia y se compromete en el apostolado con los tuaregs, una tribu nómada musulmana, aprende su idioma y realiza un apostolado sacrificado, además de una profunda investigación sobre la cultura de estas tribus. Él es el único cristiano, celebra solo la Eucaristía y mantiene una fervorosa vida espiritual y apostólica. Viaja a Francia para presentar la  "Unión de Hermanos y Hermanas del Sagrado Corazón", asociación de laicos para conversión de los infieles, que es aprobada por las autoridades eclesiásticas.

La Primera Guerra Mundial estalla y los bandos son apoyados por distintas tribus, el campamento de Carlos es atacado y muere de una bala perdida el 1 de Diciembre de 1916. Fue beatificado el 13 de noviembre del 2005 en San Pedro, Roma.

 

En esta tumba descansan los restos de Carlos de Foucauld


 


Homilia Año de la Fe inicio

Ver la Galería de Fotos

Dirección:Jr. Jorge Chávez 489, Ayaviri - Puno, Perú l Teléfono: (51 51) 56-3123
© 2010 Copyright - Prelatura de Ayaviri