banner

6 de diciembre: San Pedro Pascual, defensor de los cautivos y de la Inmaculada


Casi 700 largos años duró la invasión musulmana de España. Los seguidores de Mahoma eran terribles con los católicos que habían decidido seguir manifestando su adhesión al Evangelio. A estos fieles les esperaban atropellos, la pérdida de sus posesiones, presiones, cárcel y en muchos casos el martirio. Por otro lado, a quienes renunciaban al cristianismo y se hacían musulmanes, les eran dados muchos beneficios. La tentación era muy fuerte y los tiempos eran muy difíciles. Los musulmanes dominaban también todo el norte de África y eran dueños del Mediterráneo. Fruto de sus constantes incursiones en territorios cristianos de Europa, tenían a gran cantidad de prisioneros por quienes pedían crecidos rescates. Las crueldades de la prisión ponían en grave peligro la fe de los creyentes que eran constantemente tentados a renunciar a sus creencias para terminar con sus sufrimientos. Advirtiendo aquel peligro, San Pedro Nolasco fundó la Orden de la Merced, que se dedicaba exclusivamente al rescate de estos cautivos.

Pedro Pascual nació en Valencia un 6 de diciembre de 1227 cuando aún estos territorios estaban bajo dominio musulmán. A los cristianos que vivían bajo el gobierno de los califas se les llamaba mozárabes. Sus padres se habían mantenido fieles al catolicismo y así habían educado a su hijo. Cuando tenía 11 años, Pedro fue protagonista, junto con todos los valencianos, del gran júbilo por la liberación de Valencia por el ejército cristiano. Su pueblo era libre otra vez. Cuando los primeros mercedarios iniciaron su apostolado, la familia de Pedro les daba acogida en su casa. ¡Cuánto se entusiasmaba el joven Pedro al escuchar los relatos de los frailes y ver el ardor y santidad de estos hombres de Dios! La redención de los cautivos no era algo ajeno a su experiencia familiar. Su maestro, un doctor en teología de la Universidad de Paris, había padecido el cautiverio y había sido liberado por la acción de los mercedarios.

Pedro, a pesar de no contar con muchos años, había adquirido una formación completa y dominaba a la perfección el griego, árabe, hebreo, latín, romance castellano y romance valenciano. Para completar su educación fue enviado a la Universidad de Paris, donde definió su vocación y fue ordenado sacerdote.

De regreso en España y con solo 19 años fue nombrado canónigo de su Valencia natal. Dada su conocida ciencia y virtud, el rey Jaime I "El Conquistador" le nombró tutor de su hijo Sancho quien al poco tiempo fue nombrado arzobispo de Toledo. Pedro gozaba ahora de una situación privilegiada y las dignidades eclesiásticas no tardarían en llegar. Al mismo tiempo, Pedro sentía un llamado en su corazón que cada vez escuchaba con más fuerza, era los gritos de sus hermanos que estaban encarcelados en las prisiones musulmanas y cuya salvación corría peligro. Ahora todo estaba claro, Dios lo quería mercedario. En el año 1250, Pedro Pascual renuncia a sus cargos eclesiásticos e ingresa a la Orden de la Merced. De ahora en adelante todas sus energías se dirigirán a la conversión de los musulmanes y al rescate de los cautivos.

Su labor es incansable. Toda Europa escucha sus predicas cargadas de fervor sobre la responsabilidad que todos tenían con los que estaban prisioneros, recolectando gran cantidad de fondos para rescatar a los cautivos. En 1296 viajó a Roma y el Papa Bonifacio VIII lo nombró obispo de Jaén. Es consagrado en la capilla de San Bartolomé de la Isla Tiberina, el 20 de febrero de 1296.

Escribió muchas obras sobre la fe y sobre los errores de la doctrina de Mahoma. Es célebre por haber defendido la Inmaculada Concepción antes incluso que el franciscano Duns Scoto.

Mientras realizaba una visita pastoral a su diócesis, es tomado prisionero por musulmanes de la ciudad de Granada. En esta ciudad permanece tres años en semilibertad, pero debido a su intensa labor a favor de la fe, fue decapitado el mismo día de su cumpleaños, un 6 de diciembre del año 1300.

Su sepulcro se encuentra en la catedral de Baeza y gracias a su intercesión el Señor obró muchos milagros. Fue canonizado en 1675.

 

 


Homilia Año de la Fe inicio

Ver la Galería de Fotos

Dirección:Jr. Jorge Chávez 489, Ayaviri - Puno, Perú l Teléfono: (51 51) 56-3123
© 2010 Copyright - Prelatura de Ayaviri