banner

17 de diciembre: San Lázaro

Hoy en medio de una vida tan agitada, cuánto anhelamos encontrar en nuestra casa o con nuestros amigos un espacio tranquilo, donde sabemos que se nos quiere y se nos respeta. Cuando Jesús empezó su predicación un hombre le dijo: «Maestro, te seguiré adondequiera que vayas.» y Jesús le respondió: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.»

El Señor no tenía casa, es verdad, pero hubo un hogar en un pequeño pueblo cerca de Jerusalén que se llamaba Betania, donde Jesús muchas veces encontró acogida y donde reclinar la cabeza. Esta el trato con esta familia conformada por Lázaro, Marta y María; podemos ver rasgos impresionantes de la humanidad del Señor Jesús.

«Señor, aquel a quien tú quieres, está enfermo.» Este es el mensaje que le envían a Jesús Marta y María, avisándole que Lázaro está mal y necesitan su ayuda. Él todavía permanece dos días más en el lugar en el que se encontraba. Cuando les dice a sus apóstoles que van de nuevo a Judea, ellos se asustan y tratan de impedírselo, pues saben que quieren matar al Maestro. Pero el amor de un amigo es más fuerte que las “falsas prudencias”. Cuando llega a Betania, Marta sabiendo que Jesús se acercaba, sale desconsolada a recibirle y le dice: «Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano». Lázaro llevaba ya cuatro días de muerto y cuando María, la hermana de Marta, va donde Jesús, el Señor se conmueve profundamente al verla tan triste y también llora por su amigo.

Cuántas veces Jesucristo se conmueve profundamente cuando pasamos por momentos difíciles e incluso cuando nos alejamos de Él y optamos por la muerte, por el pecado. Pero Él no nos abandona. Como a Lázaro nos dice: ¡Sal fuera! Y Lázaro volvió a la vida. Este milagro fue tan impresionante que muchos judíos creyeron en Jesús. Solo Dios es capaz de un prodigio tan grande, solo el amor es más fuerte que la muerte.

 

 


Homilia Año de la Fe inicio

Ver la Galería de Fotos

Dirección:Jr. Jorge Chávez 489, Ayaviri - Puno, Perú l Teléfono: (51 51) 56-3123
© 2010 Copyright - Prelatura de Ayaviri